Salvador sobre el paro docente

El Vicegobernador y titular del radicalismo bonaerense, Daniel Salvador, señaló en torno al conflicto que prolongan los sindicatos docentes en la provincia de Buenos Aires que “Perjudica a todos aquellos maestros y profesores que desean cumplir con su responsabilidad de enseñar, a los padres y madres de alumnos que deben postergar obligaciones para atender la ausencia obligada de sus hijos” y, sobre todo, “A los niños y adolescentes que pierden días de clase, imprescindibles para su formación”.

En una declaración conocida hoy también puntualizó que “En épocas donde el conocimiento constituye el mayor y mejor insumo para cualquier tipo de producción, contar con niños y adolescentes con una formación inferior a la de otros países es, para el futuro de la Argentina, otorgar un hándicap difícil de superar” y que “Cierto es que para un desacuerdo hacen falta dos partes. Pero, en este caso, la intransigencia de una de ellas contrasta con la buena voluntad de la otra”.

En esa misma dirección, Salvador recordó que “Así, mientras los sindicatos responden invariablemente con un no, el gobierno no ceja en su empeño de encontrar una solución. Pruebas al canto: los diez ofrecimientos, siempre superador el posterior del anterior, que la administración provincial ofreció en los ya más de seis meses de negociación”.

El presidente del Comité Provincia de la UCR opinó además que “No parece ser la defensa del salario docente, el principal motivo de los 25 días de clase perdidos que equivalen a más de un mes en jornadas escolares. No parece serlo, por cuanto el gobierno provincial no mantiene los salarios invariados con la excusa de la negativa sindical” mientras “Maestros y profesores perciben, sin acuerdo sindical, algo más de un treinta por ciento de incremento, a octubre, en su salario”.

“Es cuanto, hasta aquí, la provincia puede ofrecer sin vulnerar sus finanzas públicas. Finanzas que responden a los ingresos que percibe el fisco de los contribuyentes provinciales. Ofrecer más o reclamar más es caer en la irresponsabilidad de épocas superadas. Épocas en las que, por otra parte, los salarios docentes crecían menos que la inflación y los aguinaldos se pagaban en dos cuotas” añadió el Vicegobernador bonaerense.

Finalmente reclamó que “Junto a la responsabilidad, hace falta sinceridad. No le hace bien a nadie difundir falacias para conseguir mayor apoyo hacia las medidas de fuerza. La paritaria no se cerró por decreto, como pretendieron hacer creer algunos sindicalistas. La negociación continuará hasta llegar a un acuerdo” y “Que las apetencias políticas no cieguen a quienes tienen la responsabilidad de conducir sindicatos. En particular, a aquellos que representan a quienes eligieron educar”.